Hidratantes vaginales. ¿Son la única forma de tratar la sequedad vaginal?

El uso de hidratantes vaginales, es indicado cuando por alguna razón, de muchas que existen, la mujer presenta problemas de resequedad.  Sin embargo, existen muchas formas de tratar este problema, que no solo tiene implicaciones sexuales, como solemos pensar.  Si bien, el uso de hidratantes es una de ellas, existen otras.  Veamos cuales pueden ser:

vaginesil-1

  • Baño:

El baño frecuente de la vagina, más allá del rutinario diario, estimula la creación de mucosa vaginal, que es la que lubrica y humecta esa zona intima de la mujer.  El secreto está en hacerlo con un jabón de PH neutro, de lo contrario tendremos un efecto inversamente proporcional al que perseguimos.  Los jabones de tocador normales, alteran la flora vaginal y, en lugar de humectar, producen aún mayor resequedad.

  • No a la ropa ajustada y a los tampones:

Las mujeres que, por una u otra razón estén presentando síntomas de resequedad vaginal, no deben utilizar tampones, ni servilletas o almohadillas, en tanto no den solución a este problema. Igualmente, la ropa ajustada cumple igual función. Reseca la vagina, y absorbe la poca lubricación que se presente en la zona, lo que puede eventualmente afectar y lesionar la vulva.

  • Relaciones sexuales con regularidad:

Aunque parezca contradictorio, mantener relaciones sexuales, cuando se presenta un episodio de resequedad vaginal es importante y ayuda a solucionar el problema. Un buen número de mujeres, presentan esta sintomatología,  debido a problemas psicológicos que inhiben su deseo sexual.  Así es que, el preámbulo y el juego preliminar al sexo, cobran vital importancia para la resolución de este problema.   Es probable que no lo notemos en el primer intento, pero progresivamente los resultados serán evidentes.

El uso de videos, juguetes y situaciones fuera de la rutina sexual, ayudaran a la excitación de la mujer, que no podrá tener otra consecuencia que la lubricación vaginal.  Igualmente, la masturbación es una gran herramienta para lograr este propósito.

  • Terapia hormonal:

Existen terapias con base en hormonas, como estrógenos, en forma de píldoras, huevos, cremas o gel. El uso de estos productos, generalmente requiere prescripción del especialista, que en este caso es el ginecólogo.  Tu medico es el mejor amigo en estos casos.

  • Hidratantes Vaginales:

Finalmente llegamos a la opción que muchos piensan es la única.   Es una buena elección, pero hablamos de ella en último lugar, porque nuestro principal interés es que sepas que existen otras, tan o más efectivas que el uso de hidratantes vaginales.  Estos productos, que son similares (más no iguales) a los lubricantes, también están hechos a base de agua, silicona o aceites.   Tengamos en cuenta que, algunos de estos hidratantes poseen ácido hialurónico, y glicerol, poderosos elementos que coadyuvan a mantener la hidratación de la mucosa vaginal durante mucho más tiempo.

  • Hidratantes intravaginales:

Son una solución extrema para casos extremos. Se presentan como cremas o geles, y se utilizan con aplicadores que permiten acceder a zonas muy profundas de la vagina. A parte de hidratar y lubricar, contribuyen a eliminar las células de la piel seca y de esta forma restaurar progresivamente la humedad natural.