Lubricante casero o sintético

Los lubricantes íntimos están destinados principalmente a facilitar las relaciones sexuales, hacerlas más gratificantes, para nada dolorosas y más excitantes. Talvez es por ello que estos productos hoy en día, llenan todos los estantes de los Sex-Shops. Además de hacer más placentera la penetración, los lubricantes vienen en diversos tamaños, sabores e incluso pueden provocar diferentes sensaciones térmicas. El lubricante anal casero, en contraposición con los productos fabricados por la industria de los sex-shops, genera dudas y polémicas, razón por la cual, en esta entrada, hablaremos un poco de las diversas opciones que, en materia de lubricantes anales tenemos, con el fin de que nuestros lectores se puedan formar una opinión y puedan tomar una decisión acertada.

Los lubricantes de agua

Si buscamos el mejor lubricante, debemos decir que este no es el más popular.  Estos lubricantes, que también contienen glicerina y conservantes no tóxicos, son adecuados para cualquier tipo de relación, ya que son hipo alergénicos.  Tienen sabor dulce, no mancha la ropa o la cama, y no reaccionan contra el látex del condón o de los juguetes sexuales.

Sin embargo, su textura es mucho más delgada que otras opciones, razón por la cual, tiende a ser absorbido por la piel de forma muy rápida. Para evitar que la mujer sienta dolor, se debe aplicar lubricante varias veces durante el acto sexual. Un poco de agua, o incluso la saliva lo puede reactivar.

Los lubricantes de silicona

Los lubricantes a base de silicona, son muy similares a los de agua. Tampoco reaccionan contra el látex, y aunque en teoría son hipo alergénicos, lo cierto es que lo son en menor medida que los lubricantes de agua.  Los lubricantes de silicona, tienen dos grandes ventajas: No se diluyen en agua, lo que los hace apropiados para tener sexo en zonas húmedas, como la ducha, piscinas o jacuzzis. Así mismo, estos lubricantes, tienen una textura gruesa y espesa, lo que hace que la piel no lo absorba rápido, permitiendo disfrutar el acto sexual sin preocupaciones.

Lubricanes de Gel

Estos lubricantes, se fabrican a partir de un gel compuesto, al que se le añade un aceite mineral. Es más grueso en su textura que los que hemos mencionado y por ello, manchan la ropa, la cama e incluso pueden llegar a causar alergias severas en la piel.  Por estas razones, estos lubricantes están contraindicados para el uso durante el sexo anal, además porque sabemos que destruye los condones de látex.

Lubricantes de aceite

Estos, por lo general son derivados de productos naturales, tales como aceites vegetales, aceites de cocina y mantequilla.  Gracias a sus ingredientes naturales, podríamos decir que estos lubricantes si están indicados para el sexo anal. Aunque, no son hipo alergénicos, de forma que algunas personas pueden tener reacciones negativas.

El inconveniente de ellos sin embargo, es que se pega a la piel y causa grandes dificultades a la hora de la limpieza.  Pueden quedar residuos difíciles de eliminar en la piel, lo cual, con el tiempo puede causar inflamación o irritación.

Lubricante casero

Ahora que ya conocemos las opciones, sus ventajas y sus desventajas, veamos cual es el lubricante casero que podemos fabricar en casa. Basta con mezclar en un recipiente de 120 mililitros de aloe vera gel, 15 mililitros de aceite de coco, 5 mililitros de proteína de seda y 5 mililitros de polisorbato. Colocamos una tapa, agitamos y mezclamos muy bien hasta obtener la consistencia deseada, y listo!

Se trata de un producto natural, con el que no se corren mayores riesgos en la práctica del sexo anal, barato, de buena consistencia, pero no hipo-alergénico. Ahora la decisión es tuya.