Lubricantes para embarazadas. El sexo, el embarazo y la lubricación vaginal


Durante el embarazo la vagina produce un aumento de la secreción diaria, similar a lo que ocurre en la segunda fase del ciclo menstrual. Esto, debido a un aumento en los niveles de progesterona. Pero esta secreción es diferente de la lubricación vaginal durante el sexo. De hecho, durante el embarazo, y debido a una serie de trastornos hormonales que se producen en la mujer, la lubricación vaginal desciende ostensiblemente, lo que hace necesario el uso de lubricantes para embarazadas, cuando la futura madre desea seguir manteniendo relaciones sexuales.

embarazo-2

Una solución muy simple y extremadamente eficaz para facilitar la lubricación vaginal es usar productos a base de agua. Estos productos se venden en cualquier farmacia. Sólo se aplica en la vagina inmediatamente antes del sexo y este problema estará resuelto.

Pero tengamos cuidado.  La sequedad vaginal puede también ser una señal de excitación baja y una indicación de que la vida sexual de la pareja requiere de atención inmediata.

Durante el embarazo, es común que estas dificultades se acentúen. Para tratar de resolverlos, el primer paso es siempre el diálogo. El secreto de una sexualidad saludable en una pareja es que cada uno de ellos sea honesto con el otro, de manera que con el paso del tiempo, el placer en la cama se intensifique y no se caiga en la rutina.

¿Existen lubricantes para embarazadas?

No.  Por lo menos no lo conocemos aún. Lubricantes fabricados única y exclusivamente para el uso de las mujeres que se encuentran en embarazo no existen. Y hay una razón muy clara para ello. Finalmente, si la futura madre y su pareja deciden seguir teniendo sexo, y desean utilizar lubricantes, pues lo más apropiado es que acudan a los productos que la industria del sex-shop ha diseñado para tal efecto.

embarazada-2

Y es normal que así sea, por cuanto, y como ya lo hemos advertido, la lubricación vaginal, durante esta maravillosa etapa de la vida de la mujer, desciende a niveles mínimos.  Pero ¿Cómo saber si se puede utilizar un determinado lubricante, sin riesgo para el embarazo?  Pues lo primero que debemos hacer, si es que no existe alguna anotación al respecto dentro del empaque, es visitar el sitio web del fabricante, con el fin de verificar si existe alguna contraindicación expresa en este sentido.

Si no la encuentras, y para salir de la duda finalmente, lo mejor es que eleves la consulta, en la sección de contacto del mismo fabricante. Casi con seguridad te responderá que no hay ningún problema.  Y así debe ser, por cuanto, los lubricantes elaborados con base en agua, y aquello que lo han sido con base en silicona, son hipo alergénicos, no tóxicos, y por ello no tendrían por qué tener contraindicaciones en el embarazo.

Por supuesto, todo depende también de la etapa en que se encuentre el embarazo. Los tres primeros meses, por lo general no implican ningún tipo de riesgo, ni para el bebé, ni para la madre, en lo relativo a la práctica de relaciones sexuales. Por ende, tampoco debe haber ninguna restricción al uso de lubricantes íntimos.