Lubricantes íntimos en farmacias. Consejos para elegir el que más nos conviene

Comprar lubricantes íntimos en farmacias, no suele ser la norma. Por lo general, tratamos de acudir a los Sex-Shops en busca de este tipo de productos. Sin embargo, en ocasiones, y atendiendo algún tipo de recomendación médica, vamos a la farmacia más cercana en procura de una solución de este tipo.

k-y

Por supuesto, el dependiente se mostrará un poco tímido, y no necesariamente dispondrá de la información necesaria para cubrir nuestra necesidad. Es por ello que, si obligatoriamente debemos comprar lubricantes íntimos en farmacias, conviene saber cómo elegir el producto que más nos convenga. Veamos algunos tips para hacer lo de la mejor manera:

¿Cómo elegir lubricantes íntimos en farmacias?

  • Los órganos genitales de una mujer requieren un cuidado muy especial. Por ello, no puedes utilizar el primer producto que el dependiente te aconseje. Por lo general, el médico ha trazado unas indicaciones y a ellas debes atenerte.
  • Si los problemas de lubricación que padeces, son derivados de la llegada de la menopausia, es bueno que uses hidratantes vaginales naturales. Este producto, facilita la lubricación natural de la vagina, a la vez que la hidrata y la protege. Al ser un producto natural no tiene contraindicaciones. El más popular de estos hidratantes es la Jalea K-Y, que contiene metilcelulosa y carboximetilcelulosa.
  • En lo posible, es bueno optar por los lubricantes isosmolares, que tienen igual concentración de minerales y otros componentes, que las células. No debes usar lubricantes hiperosmolares, ya que tienen un alto contenido de sales, que alteran el PH vaginal, lo que puede producir un problema de sequedad crónico, y de paso, hacer que la vagina se haga más vulnerable al ataque de virus como los del VIH por ejemplo
  • Si eres una mujer de menos de treinta años, que tiene una vida sexual plena y activas, pero por alguna razón estás sufriendo problemas de sequedad, debes tener en cuenta que, algunos lubricantes íntimos tienen propiedades anticonceptivas, razón por la cual, si ese no es tu deseo, no los debes utilizar bajo ninguna circunstancia.
  • Por lo general, los lubricantes para uso vaginal o anal, no implican ningún tipo de restricción. Son seguros, se pueden lavar, no manchan la ropa, no deterioran el látex y no causan alergias.
  • Los lubricantes fabricados con base en silicona, tienen las mismas propiedades, siendo más eficientes los de agua. De ninguna forma, utilices lubricantes fabricados con base en algún tipo de aceite o grasa vegetal o mineral. Nos referimos a la vaselina, por ejemplo. Estos productos, rompen el látex de los condones, alteran el PH vagina y causan infecciones en tu zona intima.
  • Dentro de los lubricante que te hemos aconsejado, el dependiente de la farmacia sabrá aconsejarte cual es el más “divertido”. Recuerda que los hay con aromas, sabores y texturas muy diferentes.
  • Finalmente, te recomendamos que tengas en cuenta que, aunque el producto sea hipo alergénico, existe una pequeña posibilidad de que produzca alguna alergia o irritación. Por ello es bueno que antes de su uso definitivo, te apliques una muy pequeña cantidad, y esperes unas horas para observar alguna reacción anómala.